sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Turismo | 22 feb 2024

PBA

Buenos Aires se destaca como una de las "ciudades inteligentes" de Latinoamérica

"Estas ciudades pueden gestionar datos, recopilados de sensores físicos o búsquedas digitales, para planificar mejor sus políticas públicas", detalló en diálogo el especialista Gonzalo La Rosa, uno de los principales organizadores de la Feria Internacional de Destinos Inteligentes.


Las denominadas "ciudades inteligentes" emergen como nicho turístico y se convierten en centros de atracción para viajeros de todo el mundo, seducidos por vivenciar las transformaciones de esas metrópolis, en una tendencia que busca, además, optimizar la competitividad del sector y promover los patrimonios ambiental y cultural.

"La noción de 'ciudades inteligentes' tiene que ver con el desarrollo, pero, si bien siempre se asoció con la tecnología o con la innovación, el concepto es más terrenal", cuenta a Télam Gonzalo La Rosa, director del Instituto Ciudades del Futuro (ICF), organización que promueve un método para la planificación de ciudades inteligentes latinoamericanas utilizando una plataforma abierta y sin licencia.

En otras palabras, para ser "inteligente" una ciudad debe contar con un control eficiente y basado en la tecnología del tráfico, de sus servicios y de su infraestructura; sumar alojamientos con administración remota de, por ejemplo, sus electrodomésticos; conectividad gratuita; experiencias personalizadas para el tiempo de ocio; una red de videovigilancia; un tratamiento sostenible de su agua, aire y residuos.

"Estas ciudades pueden gestionar datos, recopilados de sensores físicos o búsquedas digitales, para tomar sus mejores decisiones, planificar mejor sus políticas públicas y monitorear, evaluar y confirmar los resultados", detalla el especialista, uno de los principales organizadores de la 2da. Feria Internacional de Destinos Inteligentes (FIDI), que se realizará en marzo en Brasil.
 

Gonzalo La Rosa director del Instituto Ciudades del Futuro Foto prensa
Gonzalo La Rosa, director del Instituto Ciudades del Futuro. / Foto: prensa


Un ejemplo es la ciudad suiza Zúrich, que encabeza el ranking Smart City Index 2023, del Instituto Internacional para el Desarrollo Gerencial y la Organización Mundial de Ciudades Inteligentes y Sostenibles.

Los turistas que votaron entre más de 140 ciudades, destacaron a Zúrich por su red de transporte público integrada por tranvías, colectivos, funiculares y trenes, con una estación como centro principal de todos los transportes, y su sistema inteligente de administración de edificios, con electricidad, refrigeración y calefacción controladas de manera automática.

Además, eligieron a la saudita Riad por sus sensores para evitar la congestión del tráfico y su sistema de vigilancia inteligente; la china Shanghai, por una plataforma que junta más de 1.200 servicios, y Seúl, capital de Corea del Sur, por proyectos de robots patrulla autónomos y balizas para evitar extravíos.

También la española Barcelona, por su alumbrado público con LED y contenedores inteligentes; y la estadounidense Nueva York, por su método de recolección de basura con chips y contenedores que funcionan con energía solar.

"Estas ciudades crean su propio nicho (de turistas) por el solo hecho de ser 'inteligentes' y, aunque hay mucho turismo tradicional, también son elegidas por funcionarios, profesionales, docentes, investigadores y empresarios para celebrar convenciones y conferencias", resume el director del instituto.

"En América Latina, el desarrollo turístico siempre es traccionado por el sector público, pero se logra también por el impulso y la inversión privada, por lo que construir una gobernanza es imprescindible", explica La Rosa, quien considera que hay muchas ciudades argentinas "que pueden ser inteligentes".
 

Foto prensa
Foto: prensa


En Argentina, el Smart City Index 2023 destacó a la ciudad de Buenos Aires por sus cámaras de monitoreo de patentes, gestión de residuos y movilidad sostenible, como el servicio de bicicletas públicas.

Otros rankings mencionan a Rosario, por la modernización que llevó a cabo en el alumbrado público; a Córdoba, por su "resiliencia pospandemia"; a Mendoza, por el transporte eléctrico, y a Salta; por su sistema de videovigilancia.

Chascomús fue distinguida en 2022 como destino turístico inteligente por la ONG Fundación Ciudad, de La Plata, por un trabajo articulado entre el municipio y el ICF, que proporciona al viajero "una experiencia mejorada, más fluida y conveniente", que aborda desde la planificación de la visita hasta su circulación por la ciudad, con aplicaciones móviles, sistemas de transporte y conectividad gratuita.

La seguridad ocupa un rol central en la experiencia mejorada del viajero a través de tecnologías de videovigilancia inteligente, sistemas de alerta temprana y aplicaciones de seguridad ciudadana; y programas de sostenibilidad ambiental, con tecnologías verdes que posicionan a la ciudad como destinos "ecoamigables".

Además, el proyecto turístico debe mejorar la vida de los residentes, ser innovador y ofrecer metodologías participativas, tener una infraestructura tecnológica que ofrezca servicios y productos personalizados, un plan de negocios con desarrollo sostenible y promoción de experiencias culturales, como tours virtuales o exhibiciones interactivas.
 

Foto prensa
Foto: prensa


En Posadas el ICF hizo "un experimento con un gemelo digital de destino (una réplica digital de lo que ese lugar tiene y qué se puede hacer allí), que permitió tener la información del destino unificada en una plataforma y habilitó la conexión con otras soluciones (aplicación, portal web, plataforma de venta, sensores de calidad de aire y control de personas) para que el turista pueda estar informado", describe La Rosa.

La estandarización de los datos de la iniciativa de Posadas se volcó en un documento que dos años más tarde sirvió para aplicarse en diez destinos de Brasil, entre los que figuran Curitiba, Foz de Iguazú, Gramados, Ponta Grossa, Vilabell y Bonito.

En Curitiba, reconocida recientemente como ciudad inteligente y próxima sede de la FIDI, el instituto identificó siete atractivos principales y la ciudad colocó sensores en alguno de ellos para saber cuántos turistas los visitaban: por ejemplo, un domingo, el Jardín Botánico recibe 25.000 personas, mientras que la feria de artesanías del casco histórico, entre 25.000 y 30.000; estos datos permitieron una mejor promoción del destino.
 

CRITERIOS PARA QUE UNA CIUDAD SE CONVIERTA EN "INTELIGENTE"

Gobernanza; innovación; tecnología; accesibilidad universal; y sostenibilidad económica, sociocultural y ambiental son los ejes de trabajo que una ciudad debe abordar si aspira a convertirse en un destino turístico "inteligente", conforme a la mirada del Instituto Ciudades del Futuro (ICF).

Este modelo "siempre va a arrojar resultados positivos porque tiene la posibilidad de ser medido a través de indicadores", explica Gonzalo La Rosa, director del ICF, uno de los principales organizadores de la Feria Internacional de Destinos Inteligentes.

El primero de los ejes implica construir una arquitectura de gobernanza, que, a partir de la articulación entre el Estado, los privados y la sociedad civil, promueva al sector turístico e involucre, además, otras áreas como desarrollo social, ambiente, tecnología, modernización, accesibilidad, transporte y seguridad.

El segundo es diagramar programas de innovación e impulsar servicios turísticos accesibles para la mayor cantidad de personas.

En ese sentido, se entiende que la aplicación de soluciones inteligentes, tales como el big data, permite conocer al turista y al entorno donde se mueve.

El tercer eje hace foco en la planificación, lo que implica definir objetivos e indicadores, y el uso de soluciones tecnológicas de recopilación y ponderación de datos.

El cuarto eje radica en adaptar o construir infraestructura, servicios e información orientados a personas con capacidades diferentes. Entre ellas: movilidad reducida, adultos mayores, no videntes, sordos, personas con hijos pequeños y personas gestantes.

En cuanto al quinto eje, determinar y sostener la sostenibilidad económica de la actividad turística, lo que contempla indicadores de empleabilidad, inversión y desarrollo profesional.

En tanto, el sexto eje fija que el destino debe cumplir con la sostenibilidad sociocultural y respetar las diversidades, involucrar a los sectores vulnerados y promocionar el patrimonio cultural.

Finalmente, el séptimo eje trata sobre el respecto de la sostenibilidad ambiental, debe mantener y promover el cuidado del patrimonio natural del destino turístico.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias