jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Turismo | 11 may 2022

Ciudad de Buenos Aires

El mercado de San Telmo

Conocé la transformación de este mítico espacio dónde se puede hacer compras y saborear distintos platos gourmet de diversos lugares del mundo. 


Por: Sonia Metlica 

Historia

El Mercado de San Telmo fue inaugurado en febrero de 1897 con el objetivo de abastecer de víveres a los inmigrantes llegados de todo Europa. El rol del mercado era establecer el vínculo entre los productores del campo y los compradores de la ciudad. 

El edificio aún conserva su estructura interna original, está formada por vigas, arcos y columnas de metal con techos de chapa y vidrio. En el centro del mercado se alza una gran cúpula. 

Este proyecto le corresponde al italiano Juan Antonio Buschiazzo (1845-1917), el segundo arquitecto en obtener su título en Buenos Aires. Se desempeñó como Director de Obras Públicas de la Ciudad durante la intendencia de T. de Alvear. 

Este arquitecto realizó otros diseños como bancos, hospitales y edificios gubernamentales, y también fue uno de los principales responsables del proyecto de Avenida de Mayo.

Desde 1978 los dueños del Mercado de San Telmo son la familia Delait. En el año 2000, el Mercado fue declarado Monumento Histórico Nacional por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Pero desde hace unos meses las clásicas carnicerías, verdulerías y anticuarios conviven con una diversa propuesta gastronómica en puestos de comida gourmet de distintas partes del mundo.

Reforma

Desde hace ya varios años en Europa los mercados comenzaron a transformarse en espacios gastronómicos. En el Mercado de San Telmo la reforma está cargo de su propietaria, la diseñadora Desireé Delait.

Algunos ejemplos de reformas en Europa

-El mercado de San José, conocido como La Boquería, ubicado en la rambla de Barcelona. Es el más grande de Cataluña, con más de 300 puestos.

- Borough Market, un edificio construido en 1756 en Londres, está situado a la ribera del Támesis. 

En el caso del mercado de San Telmo el primer local gourmet que comenzó a funcionar a partir del 2010 fue Coffee Town de José Vales. Allí se sirven cafés de todo el mundo. En ese lugar antiguamente funcionaba un puesto de flores.

Otro local es la panadería francesa llamada Mercí, ubicada sobre Carlos Calvo. Esa esquina era el basurero del mercado. Estaban los volquetes donde todos los puestos tiraban sus residuos. Actualmente usan los contenedores del Gobierno de la Ciudad. 

Otra modificación que se realizó fue romper las grandes piletas que había en el lugar para que las verdulerías lavaran la mercadería, las parrillas los platos y cubiertos, que estaban desde que se inauguró el Mercado.

Los de antaño

Algunos ejemplos de los viejos puestos del mercado son la carnicería de los hermanos Arribas, que son parte desde los años 70’s en el local 54 y el puesto de los hermanos José Juan y Pascual Francisco Savarese  en el puesto 53/60 desde los años 60´s

Resistencia al cambio

Los antiguos puesteros tienen más incertidumbre que certezas con respecto al cambio. Creen que la intención de los dueños es poner un patio de comidas. Los vecinos están preocupados por el presente y el futuro de este emblemático lugar.

Así surgió la consigna “el Mercado no es un shopping”, a partir de la circulación de un proyecto que pretende convertir al lugar en un polo gastronómico que no ofrece solo platos tradicionales argentinos, sino que estaría conformado por cadenas extranjeras.

Los vecinos opinan que así se está perdiendo la esencia del lugar. Antes se comía locro, choripán y asado y ahora se come “boeuf bourguignon” (plato francés de carne con vino) escuchando música francesa. 

Relacionado a los cambios en la fisonomía histórica de estos lugares, otros denuncian que se está produciendo una gentrificación en San Telmo, por parte de grupos de gran poder económico en complicidad con los organismos que deben regular y controlar. 

La Ley N° 27.103 de Monumentos y Lugares Históricos establece que los bienes protegidos en los términos de esta ley no podrán ser vendidos, ni gravados ni enajenados por cualquier título o acto, ni modificado su estatus jurídico, sin la intervención previa de la Comisión Nacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias